Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Si algo nos ha llamado la atención, y mucho, desde que comenzó esta serie, es la respuesta de los lectores. Son muchos quienes están encontrando en estos listados de criptanenses y en sus actividades económicas nombres conocidos, nombres de familiares cercanos, nombres de personas queridas. En fin, muchos recuerdos, mucha memoria, muchas nostalgias están aflorando poco a poco. Y eso nos gusta. A lo mejor esa es una de las intenciones más claras pero menos explícitas de este blog. No tendría sentido un blog que recopilase solo datos, solo nombres, solo acontecimientos del pasado, solo anécdotas. El sentido está en recuperar memorias y recuerdos, y en recrear otros tiempos.

Y eso es lo que seguiremos haciendo en esta entrega que es ya la número 37 de esta serie dedicada al lugar de Campo de Criptana en el Anuario Comercial Manchego de 1965-1966. Seguimos en la «P», tal y como anunciábamos ayer que haríamos hoy. En esto de las previsiones, hay que reconocer que casi nunca nos salimos del plan. Y eso está bien. A decir verdad, sí que es cierto que alguna vez hemos dicho que haríamos una cosa y luego hemos hecho otra, pero nunca se puede tener todo bajo control.

Dos capítulos nos quedan de la «P». Uno es el de los «Practicantes», verdadera institución en otros tiempos en Campo de Criptana, y en prácticamente todos los pueblos. Esto de «practicantes» y «prácticamente» es un juego etimológico que ha surgido por generación espontánea, por lo que, aunque no lo parezca, no había intención por parte del que esto escribe. Como iba diciendo, uno es el de «Practicantes» y el otro el de «Procuradores».

En el primer encontramos los siguientes nombres y apellidos, muchos de ellos, seguramente, conocidos para muchos lectores:

Vicente Aranda Vidal.- Virgen, 29. Teléfono 213.

Graciliano Fernández M. Ortega.- Convento, 32.

Avelino Ortiz Palomino.- Convento, 50. Teléfono 176.

José Manuel Sánchez Calcerrada.- Mayorazgo, 12. Tl. 179.

Y ahora viene ya el capítulo que pone fin a la letra «P»: El de procuradores. Pero acabaremos pronto, porque solo encontramos un ítem:

I. Olivares Valdés.- Calvo Sotelo, 2. Teléfono 191.

Encontramos en la «P» otro capítulo más, que es el de «Profesoras en parto», pero remite a «Matronas». Y ya en su momento vimos la información correspondiente. Y, para concluir el artículo, nos ha parecido conveniente incluir aquí el único capítulo que comienza por «R» en el anuario comercial: es el de «Radios». Encontramos dos ítems. Uno en referencia a la venta de aparatos de radio:

J. Panadero Olivares.- Pl(aza) Generalísimo, 17. Tl. 233.

El otro tiene el subtítulo de «Reparaciones», e incluye también un único nombre:

B. Ramírez Domínguez.- Calvo Sotelo, 2. Teléfono 61.

Y así, hoy, hemos concluido la letra «P» y hemos comenzado y terminado la «R». Es un buen avance. La «S» nos depara un buen cúmulo de información que comenzaremos a desvelar a partir de mañana. Esperamos que muchos de los nombres aquí citados sigan despertando los recuerdos y nostalgias de los lectores.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO