Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

Concluíamos ayer el extenso listado de nombres y razones comerciales e industriales de Campo de Criptana en aquel tiempo, no tan lejano, de 1965-1966 según el Anuario Comercial Manchego. Mucho tiempo nos ha ocupado esta serie, mucho más de lo que el que escribe pensó que se prolongaría cuando le dio comienzo. En esto hay que ser sincero: Nunca pensé que llegaríamos a la entrega 49, y puede que ésta no sea la última, porque aún quedan cosas que decir. Y muchas.

La más completa visión: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Cientos de nombres de criptanenses de aquel tiempo han desfilado por esta serie; también han sido muchos los nombres de empresas. Su tipología ha sido variada. Ha habido de todo, como habrá podido apreciar el lector. Todos o casi todos los apellidos criptanenses, los de más “pura cepa”, han salido a relucir, aquellos que nos son familiares a todos, y aquí digo “familiares” en un doble sentido: porque nos son conocidos, o porque son los de la propia familia. Será raro el lector que no haya encontrado un nombre conocido en este listado; incluso, serán muchos quienes hayan encontrado a un familiar cercano o lejano, pero familiar al fin y al cabo. Serán muchos, incluso, quienes hayan evocado sobre estos nombres momentos de un pasado que, aunque no tan lejano, es pasado al fin y al cabo, y como todo pasado se pierde entre las nieblas del paso del tiempo, y también del olvido.

Tiene el que esto escribe que reconocer, ante todo, una cosa: Nunca creyó que esta serie despertaría un interés tan grande entre los lectores como el que ha despertado. Nunca creyó el que esto escribe que tantos y tantos lectores encontrarían en estos nombres y en estos listados un vínculo directo con el pasado, una senda directa a través del tiempo hacia lo más familiar y cercano.

Entre las nieblas del olvido: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Teniendo en cuenta la población aproximada de Campo de Criptana en aquel tiempo, unos 13.000 habitantes, el número de nombres recogido en este listado es muy elevado. Son 441 ítems, nombres de empresas y de profesionales de muy diferentes gremios, que coloreaban la vida económica y también social del Criptana de aquellos años medianos de la década de los sesenta del siglo XX… no hace tanto. Es esto una prueba más de que en Criptana había de todo… hasta mar, pero de viñedos por supuesto. Y aquí es necesario hacer una apostilla que resultará conveniente a lo dicho. Téngase en cuenta que en la sección dedicada a Campo de Criptana en aquel anuario comercial están incluidos los datos de Arenales de la Moscarda, hoy de San Gregorio, que en aquel tiempo formaba parte del término municipal criptanense.

Aquí concluye este epílogo. Quizá sea el primero. No lo podría asegurar por el momento el que escribe. Quizá tenga que venir alguno más, porque quedan todavía muchas observaciones que hacer sobre este listado, muchas conclusiones que extraer, mucho que decir todavía.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO