Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Como en otras ocasiones, hoy elegimos a un criptanense de otros tiempos, en este caso del siglo XIX, para hacer un breve recorrido, incompleto por necesidad, por algunos aspectos de su vida. La base serán anuncios publicados en el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real (= BOPCR a partir de ahora) entre los años 1869 y 1891. En ellos encontraremos algunos datos que nos permitirán situar a Eduardo Pizarro en su tiempo y en la sociedad y vida criptanenses de aquella época.

Eduardo Pizarro Reíllo figuraba en el listado de contribuyentes de Campo de Criptana. Y en esa época estar en ese listado daba el derecho al voto en las elecciones a cortes y la opción a participar en los asuntos municipales. Así, en el BOPCR del 7 de abril de 1869 encontramos un anuncio del “alcalde popular de esta villa” (a saber, Campo de Criptana), por el cual se hace saber:

Que en sesión celebrada por el Ayuntamiento que presido, ha tocado en suerte para constituir la Junta de presupuestos de esta población, que ha de votar en el corriente año económico á los contribuyentes siguientes…

Se dividen los contribuyentes citados en tres grupos: primera clase, segunda y tercera. En la segunda encontramos citado a Eduardo Pizarro. El anuncio está fechado en Campo de Criptana, el 30 de marzo de 1869, por el alcalde, José Vicente Ayala, y el secretario, Mariano Fernández Montes. Y ya que estamos aquí, bueno será decir los nombres de los otros criptanenses que junto a Eduardo Pizarro formarán esta comisión:

Primera clase:

Ángel Olmedo, Juan de Dios Villoslada, Antonio Quintanar de Alberca, Pedro Sepúlveda de Vitor, Francisco Julián Lara, José Antonio Escribano, Doroteo Mínguez, Antonio Granero, Ramón Palomino.

Segunda clase (además de Eduardo Pizarro):

Aniceto Olmedo, Eugenio Lucerón, Juan Escobar, Sotero Arleaga (sic, por “Arteaga”), Juan Olmedo de Anastasio, Eusebio Miratalla (sic, por “Moratalla”), Francisco Amores, José García León.

Tercera clase:

Castor Manzaneque de Quintanar, Miguel Pintado, Román Sepúlveda, Valentín Ortiz, Ignacio Navalón, Juan Martínez Meco, Francisco Olmeda, Francisco Pintado de Serrano.

Tres años después, en 1872, encontramos otro anuncio en el que se cita a Eduardo Pizarro. Se publicó en el BOPCR, del 16 de septiembre de 1872. Contiene un listado de:

Rectificaciones hechas en el personal de fiscales municipales para el próximo bienio de 1872 á 1874.

En el Juzgado de Alcázar de San Juan, para Campo de Criptana aparece citado como fiscal Eduardo Pizarro.

Eduardo Pizarro y Reíllo era veterinario, y como tal aparece citado entre las capacidades en el listado de contribuyentes electores de la localidad. Por aquel entonces vivía en la calle Cruz Verde (actual calle del Caño en su primer trecho más cercano a la Plaza Mayor), núm. 6 (BOPCR, del 9 de noviembre de 1877, p. 12).

Y damos un salto ahora al año 1883, porque en el BOPCR, del 1 de octubre de ese año, se publica un anuncio de la Audiencia Territorial de Albacete para la provincia de Ciudad Real en el cual encontramos la:

Relación de los Jueces municipales suplentes, nombrados por el Ilmo. Sr. Presidente de esta Audiencia para el bienio de 1883 á 1885

Para el Juzgado municipal de Campo de Criptana aparece citado Eduardo Pizarro Reíllo

Sabemos además que Eduardo Pizarro tenía una bodega, y que ante esta bodega había un árbol que fue objeto de uno de los puntos de la sesión ordinaria del día 11 de mayo de 1891, como podemos ver en los extractos de sesiones del consistorio que se publicaron en el BOPCR del 15 de junio de 1891. Al respecto se dice en el boletín que se había acordado:

Autorizar se trasplante el arbol-acacia que origina perjuicios á la bodega de D. Eduardo Pizarro.

El alcalde de Campo de Criptana era por aquel tiempo Vicente Ruescas.

Finalizamos aquí este recorrido, incompleto necesariamente, como decíamos al principio, pero suficiente para conocer algunos datos sobre este criptanense de otros tiempos, sobre sus coetáneos y, ya al paso, sobre el Campo de Criptana de entonces. Repetiremos el experimento con otros criptanenses del siglo XIX en futuros artículos.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

 

Anuncios