Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Geografías criptanenses: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Hacía tiempo que no nos ocupábamos de cuestiones geográficas de Campo de Criptana. Las cuestiones que tratamos en este blog sobre geografía no son sino lo que podríamos definir «geografías varias», pues hay un poco de todo, hay geografía, hay economía y hay, también algo de historia y cuando hay historia en este blog, hay evocación, hay recreación del pasado, de un Campo de Criptana del que solo queda recuerdo en algunas reseñas publicadas hace mucho, mucho tiempo. Pero por eso, precisamente, nos interesan.

Hoy nos ocupamos de la reseña que sobre Campo de Criptana se publicó en una obra que tenía más de administrativa que de geográfica y, como era habitual en aquella época tiene un largo… largo título, que es:

Noticia jurisdiccional y topográfica de todas las alcaldías mayores y corregimientos de letras y políticos que S. M. confiere a consultas de su Real Cámara y Consejo Real de las órdenes: Muy esencial y directiva para los empleados y pretendientes de esta carrera; asi como para los gobernadores militares con mando político ó sin él, por un empleado en esta carrera, Madrid, imprenta de don Miguel de Burgos, 1824.

Más geografías: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Y nos vamos en ella a la página 80, al pueblo que tiene el número de orden 141 de todos los reseñados en el libro, y allí encontramos la reseña correspondiente a Campo de Criptana. La reproducimos a continuación siendo absolutamente respetuosos con las peculiaridades graficas del original. Y dice así:

CAMPO DE CRIPTANA. Villa de territorio de las Ordenes Militares, correspondiente á la de Santiago en la provincia de La Mancha, uno de los muchos pueblos agregados al partido de Villanueva de los Infantes. Alcalde mayor por S. M. de 2ª clase que tiene una aldea súbdita. Está situada en piso alto pero llano, y mucho más llano y espacioso (como en lo general toda su provincia) su dilatado término todo, de cultivo y de mucho trigo y demas granos y vino, azafran y patatas, con pastos y ganados vacuno, lanar y mular. Tiene administracion de rentas subalternas, mucha industria y aplicacion de hilados, gorros de extraordinaria finura, algunas tenerías, y pasa de 1000 vecinos.

Hasta aquí tal reseña. Y de nuevo en ella encontramos, aparte de los detalles administrativos, referencia a su economía y, en particular a dos industrias de aquel tiempo hoy ya extintas en la localidad: el azafrán y los tejidos. Sobre ambos remitimos a artículos ya publicados en este blog: Riquezas de Campo de Criptana en el siglo XVIII: El azafrán y los textiles, y Campo de Criptana en 1831 (IV): Las economías extinguidas. Sobre el azafrán: El azafrán de Campo de Criptana (1792-1896), Mercado, precios y… la riqueza del azafrán (Campo de Criptana 1898)El azafrán «que da sueño y alegria», y Díez Hermanos y Compañía (Campo de Criptana, 1792-1917). Y sobre los tejidos e hilados: El último telar de Campo de Criptana (1900). También entre las economías presentes en aquel tiempo en Campo de Criptana, pero hoy ya inexistentes, se citan las tenerías, es decir, las curtidurías. Y aquí llegamos al final de este breve repaso por el Campo de Criptana de comienzos del siglo XIX.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO