Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Traíamos al artículo de ayer un tema ferroviario situado allá por mediados del siglo XIX. Y más o menos en esa época seguimos hoy… quizá un poco más tarde. Ayer nos situábamos en 1856 y hoy nos vamos algunos años después, al 1865. Fueron aquellos tiempos de imaginativos proyectos ferroviarios, de líneas y ferrocarriles que comunicarían los puntos más diversos de la geografía nacional. Muchos fueron los proyectos, pocos los llevados a la práctica; una cosa era trazar sobre el mapa ferrocarriles, otra construirlas, y otra que, una vez construidas, fuesen rentables.

En el periódico La Correspondencia de España, año XVIII, núm. 2.575, del domingo 4 de junio de 1865, encontramos un anuncio según el cual se había autorizado el día anterior la lectura de algunas proposiciones de ley.

Primero encontramos algunas de presupuestos millonarios, como el restablecimiento de la comunicación telegráfica entre España y Baleares, sic, como si Baleares no fuera España. Lo propio habría sido decir “entre la península y Baleares”. Y vienen a continuación las referidas al ferrocarril. Se autorizaba una línea entre Salamanca y Béjar. Otra era la de Manzanares a las minas de Linares; otra, que nunca se llevó a cabo, que iría de Quintanar de la Orden a Cuenca. Entre todas ellas encontramos el nombre de Campo de Criptana, y ésta es la que más nos interesa aquí. He aquí el texto:

Autorizándole para la concesion de un ferro-carril de San Fernando al Campo de Criptana.

Y suponemos que aquí con San Fernando se refiere el texto a la localidad de Cádiz. Y hubo más, pues se autorizaba la concesión de un ferrocarril de Murcia a Granada por Lorca, Baza y Guadix, y ora de Selgüa a Barbastro.

Proyectos frustrados hubo hasta época muy tardía, como ya escribíamos en su momento respecto al proyecto de línea ferroviaria Teruel – Alcázar de San Juan, en 1929, que tendría paso también por Campo de Criptana (véase: Utopías ferroviarias: Campo de Criptana en el frustrado proyecto de la línea Teruel – Alcázar, 1929).

No siempre se consiguió, pero se intentó, al menos, vertebrar el territorio. Tampoco se ha conseguido en nuestros tiempos. Hay que reconocerlo: el AVE será muy rápido, pero no vertebra… sume en el aislamiento aún más a regiones enteras. Y eso es un gran error, y no es progreso.

JOSÉ MANUIEL CAÑAS REÍLLO

 

Anuncios