Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Un cierto reparo da al que escribe tanto artículo festivo, pero no puede uno resistirse a dejarse llevar por el destino que, en esto, es como un río torrencial que todo lo arrastra. Hace unos días celebrábamos la publicación de 2.000 artículos en este blog. Hoy tenemos una nueva celebración, pues ayer, día 6 diciembre de 2017, sobrepasábamos las 300.000 visitas.

Nunca, lo reconoce el que escribe… nunca podría haber pensado que llegaría a esta cifra, que tantos y tantos lectores se acercarían cada día a leer los textos de este blog y con tanta fidelidad como lo hacen, que harían llegar sus pensamientos y reflexiones en forma de esos comentarios que tanto alientan al que escribe en momentos de mayor flaqueza. Ha habido altibajos en este año 2017 y los ha habido porque cada cual tiene su annus horribilis, ha habido ausencia de artículo por espacios de tiempo más o menos prolongados… pero, a pesar de todo, los lectores han seguido viniendo a este espacio, y han seguido leyendo los artículos. En la concepción inicial de este blog siempre estuvo presente uno de los que considero sus mayores valores: Su pervivencia y sus persistencia, ofreciendo siempre al lector la posibilidad de leer el artículo del día, o el de hace un mes, o incluso el de hace algunos años. Y así está ocurriendo. Encuentro con sorpresa que artículos cuyo recuerdo había ya borrado en mi mente siguen siendo leídos, y comentados.

Y ahora vendrán bien algunas cifras. de las 300.000 visitas, poco más de 260.000 proceden de España. Las otras 40.000 vienen de países extranjeros, a la cabeza de los cuales está Estados Unidos, con poco más de 11.500 visitas. Le siguen México (4.582 visitas), Argentina (2.795), Colombia (2.173), Suiza (1.885) y Francia (1.3789) y más y más países de todo el mundo… hasta los más insospechados en los que uno nunca habria creído hallar lectores de sus escritos.

No sé si esta cifra, las 300.000 visitas, es un final, o es un principio. El tiempo lo dirá. Hace tiempo que ya vengo pensando concluir este blog, después de tantos y tantos años. Y no será porque no haya cosas que contar. Queda mucho aún, pues la materia sobre Campo de Criptana es inagotable, y cuando piensa el que escribe haberla agotado, siempre aparece más, surge como de la nada, como quien no quiere la cosa. No sé cuanto tiempo más se prolongará este blog. Quizá 5 años son ya muchos, quizá 300.000 visitas ya es una meta suficiente, quizá ha llegado el momento de echar el cierre. O no. Lo dejaremos en manos de ese tiránico río torrencial que todo lo arrastra… el destino. Él nos dirá qué hacer. Puede que el que escribe ya no pueda vivir sin esa mirada puntual al pasado, sin esas evocaciones de lo que fue y ya no es, sin esas nostalgias por unos tiempos que quizá no fueron mejores o quizá sí, depende de cómo se mire, sin esos recuerdos de tantos y tantos como nos precedieron con sus rutinas, su cotidianeidad, con su día a día que ya, al cabo de poco, es historia misma.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO