Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

El correo es una cosa muy seria. Tan seria es que el correo es, casi podríamos decirlo así, algo sagrado. Que se lo pregunten, si no, a Miguel Strogof, que se recorrió toda Siberia afrontando mil y un avatares para entregar una carta. Sin embargo, allá por mediados de 1871 la opinión pública se hizo eco de un alarmante affaire en el servicio de Correos. Al parecer, un cartero se dedicaba a robar cartas y venderlas a falsificadores. Así nos lo cuenta el periódico El Pensamiento Español, año XII, núm. 3.528, del miércoles 16 de agosto de 1871. Reproducimos a continuación el texto, manteniendo, como es habitual en este blog, las peculiaridades gráficas del original:

Con motivo de haberse descubierto que uno de los carteros sustraía cartas de las depositadas en los buzones de esta córte, las cuales vendía á las personas que han venido cometiendo las falsificaciones y estafas de que se ha ocupado repetidamente la prensa, la dirección de Comunicaciones ha publicado en la Gaceta de anteayer el siguiente anuncio:

Y ahora viene el comunicado publicado por el servicio de Correos para salir al paso a ese grave quebranto de la confidencialidad de la correspondencia privada:

Sección central de Correos

Los remitentes de las cartas que han sido depositadas en el día de ayer para los destinatarios y puntos que á continuación se relacionan, se servirán dentro de un breve término comparecer en esta seccion central de Correos para ser enterados de asuntos que les son de grande interés.

Sigue a continuación el listado de destinatarios damnificados por este robo de cartas. Y entre ellos encontramos el nombre de un destinatario en Campo de Criptana. Era Teodoro Molina. Este listado se publicó también, aunque con encabezamiento muy abreviado, en el periódico barcelonés La Convicción, del 16 de agosto de 1871.

Nos preguntamos si este Teodoro Molina no será Teodoro Molina Soriano, que aparece citado en el listado de electores de la sección Alcázar de San Juan, que incluía a Campo de Criptana, que se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real del 6 de diciembre de 1865. Volvemos a encontrarlo en listados similares publicados en años posteriores en el mismo boletín, como el correspondiente al 15 de marzo de 1867. Sin embargo, en los años siguientes no encontramos su nombre en los listados de contribuyentes electores de Campo de Criptana que se publicaban anualmente en el boletín provincial.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncios