Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

Ya en muchas ocasiones nos ha salido a relucir el nombre de Fernández Baldor en este blog. Y este nombre esta unido a unas bodegas. También hemos tenido noticias sobre quien fuese su viuda, pues allá por comienzos de los años treinta solía enviar preguntas sobre agricultura y ganadería a la revista El Progreso Pecuario. Realmente, poco más habíamos aportado sobre Fernández Baldor y mucho menos sobre su bodega. Pero, he aquí que, como por casualidad, hemos encontrado una extensa crónica sobre la I Feria de Muestras de Santander en el periódico santanderino El Cantábrico, año XXXVIII, núm. 13.485, del 26 de julio de 1932. Y en ella, precisamente, el corresponsal va recorriendo todos los stands y, entre ellos, figura el de la Casa Baldor, pues tenía esta empresa su sede en Solares, en la provincia de Santander. A lo que se nos dice sobre ella dedicaremos este artículo y los siguientes, por lo que, como puede suponer el lector, iniciamos aquí serie en este blog, o mejor dicho, miniserie que, aunque no muy extensa, sí será, así lo aseguramos, bien jugosa.

Veamos a continuación lo que nos dice el corresponsal del periódico y, especialmente, la improvisada crónica que sobre la producción de vinos de la Casa Baldor, o mejor dicho, de la Casa Viuda de Baldor, la hace el encargado del stand, un criptanense de nombre José Enguídanos que, además, estaba vestido de manchego.

Al terminar de recorrer la primera galería nos detenemos en el stand número 11, en el que una entidad comercial, genuinamente montañesa, ha hecho una muy curiosa e interesante exposición de los artículos que trabaja.

Degustamos los ricos vinos españoles que el encargado del stand – un bodeguero manchego, con el traje típico de su tierra – nos ofrece con amable insistencia, y aprovechamos un momento para pedirle algunos datos sobre la Casa comercial que representa.

José Enguídanos, que trabaja desde hace muchos años en las bodegas de Campo de Criptana de la Casa Baldor, nos habla del prestigio que esta Casa tiene en toda la Mancha, no sólo por la extensión de sus negocios, sino por su proverbial seriedad comercial.

Aquí lo dejamos por hoy. Lo que sigue es la exposición que hará José Enguídanos sobre la Casa Baldor en Campo de Criptana, sus bodegas, su producción, sus instalaciones y sus diversas posibilidades de transporte de sus vinos, sus fincas y mucho más. Es una crónica, en fin, sobre lo que podríamos llamar el “emporio Baldor” en la Mancha. Mañana seguiremos con esta serie que, consideramos, viene a colmar una importante laguna en este blog… la que había sobre la bodega de Fernández Baldor.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

 

 

Anuncios