Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Continuamos la crónica sobre la Casa Baldor que se publicó en el periódico santanderino El Cantábrico, año XXXVIII, núm. 13.485, del 26 de julio de 1932. Tuvo la Casa Baldor stand en la I Feria de Muestras de Santander, y el periódico informó como se debía sobre los frutos y los negocios de la tierra. Tenía la Casa Baldor su sede en Solares, en la provincia de Santander, pero sus negocios vinícolas radicaban fundamentalmente en La Mancha, especialmente en Campo de Criptana, aunque no sólo en esta localidad, como luego se verá. Pero ¿qué habría hecho el periodista sin el testimonio de José Enguídanos, encargado del stand de Casa Baldor en la Feria de Muestras?… pues fue, precisamente, Enguídanos quien proporcionó gran parte de la información que se publicó en El Cantábrico. Fue él quien habló de las tres bodegas de la Casa Baldor, fundada por Ramón Fernández Baldor, en Campo de Criptana, las bodegas de Las Charcas, de la Concepción y de la Estación. Y muchos más detalles aportó, como la referencia a la granja “La Huerta”, cuya actividad nos indica que la Casa Baldor en Campo de Criptana había diversificado sus negocios.

Pero llegado es el momento de continuar refiriendo lo que nos cuenta el periódico sobre la Casa Baldor, ya no en Campo de Criptana, sino en localidades de la comarca. Veamos pues, lo que sigue:

Pero no es solamente en Criptana en donde esta Casa explota su negocio vinícola. En Socuéllamos, posee una espléndida bodega, llamada “La Manigua”, capaz para una considerable producción, y otra no menos importante en Valdepeñas, dotada de una amplia y bien acondicionada cueva para la crianza y conservación del famoso vino de aquella región, y en varias de estas bodegas existen modernas instalaciones para la destilación de vinos y su transformación en alcohol.

Pero hay más, porque siguen los detalles sobre los responsables de la empresa en aquel momento, en 1932 y continuarán, como veremos las referencias a Campo de Criptana:

El domicilio social de esta importante industria radica en Solares, de donde era originario el fundador, don José Ramón Fernández Baldor, y en donde tiene su residencia esta familia de luchadores, a cuyo frente se encuentra actualmente el hijo mayor, don Ramón Fernández Revilla, que es presidente de la Asociación de Exportadores de Criptana, y es una de las figuras de más relieve en los centros vitivinícolas de España, secundándole con acierto y actividad su hermano don José, gestor de la Casa en Solares, y su primo don José Manuel Fernández Rivera, hijo de don Rosendo Fernández, uno de los hermanos del fundador, que contribuyó grandemente a consolidar la prosperidad de la Casa Baldor, y que logró personalmente hacerse un nombre muy estimado y respetado en la Montaña.

Aquí lo dejamos por hoy. Queda poco más que reseñar de lo dicho en la crónica del periódico, pero es suficiente para poner mañana el broche final a esta serie. Agradezcamos, de nuevo, el testimonio de José Enguídanos, pues era él, sin duda, quien mejor conocía la actividad de la Casa Baldor en Campo de Criptana.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncios