Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Y llegamos ya a la cuarta entrega de esta serie sobre las bodegas de Fernández Baldor, aunque también podríamos haberla titulado “La Casa Baldor en Campo de Criptana”. Y acabamos ya de repasar la crónica sobre esta empresa y su lugar en la I Feria de Muestras de Santander que se publicó en el periódico santanderino El Cantábrico, año XXXVIII, núm. 13.485, del 26 de julio de 1932. Y, como ya hemos dicho en entregas anteriores, un criptanense, buen conocedor de la actividad económica de la empresa en Campo de Criptana, estaba al frente del stand de la empresa en la citada muestra. Era José Enguídanons, y a él debió el periodista gran parte de la información que pudo recabar para su artículo. Veamos, pues, cómo acaba la reseña económico-histórica sobre la Casa Baldor de este periódico:

El jefe actual de la Casa Baldor no limita sus actividades al negocio del vino. En Solares, la Casa comercial, sobrada y ventajosamente conocida en toda la provincia, aumenta diariamente el volumen de sus operaciones; pero esto no le impide dedicarse con afán a la ganadería y a la agricultura, y actualmente posee la Casa buen número de cabezas de ganado, y además de fincas en plena producción, extensas arboledas, que constituyen una riqueza positiva.

La Casa Baldor, de Solares, que fué fundada en 1866, no podía, por su prestigio y por su arraigo, dejar de concurrir a un certamen que es exponente de la riqueza de la Montaña, y nos ha congratulado verla dignamente instalada en su stand, que ha de ser, ciertamente, uno de los más visitados.

Sin embargo, esta diversificación llega mucho más allá, puesto que, según consta en un anuncio de concesiones de obras públicas que apareció en la revista Madrid Científico, año XVII, núm. 669, de 1910, p. 16, el fundador de la Casa Baldor optó a una de ellas para construcción de una carretera:

Trozo 1º de la carretera de Venta Nueva al Puente del Corbón (León); tipo 134.600,45 pesetas, à D. José Ramón Fernández Baldor, en 125.199 pesetas.

Dejamos aquí por hoy el artículo. Continuaremos mañana aportando algunos nuevos datos, aunque ya no a partir de la crónica del periódico El Cantábrico, sino a partir de otras publicaciones.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncios