Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Designa esta expresión francesa, «déjà vu» («ya visto», en español) a esos extraños momentos que uno piensa ya haber vivido o visto anteriormente. Es experiencia, sin duda, inquietante ésta del «déjà vu» y, sin duda, provoca cierto desconcierto en quien alguna vez lo ha vivido. Pero, confesémoslo ¿quién no ha tenido alguna vez un «déjà vu»?. Y junto al «déjà vu» está esa historia que parece repetirse, sólo que lo primero es cuestión de la imaginación, y lo segundo es realidad, como la vida misma.

Curiosamente, ambos fenómenos se han dado cita hoy, y se me han presentado, así como quien no quiere la cosa. El destino en esto a veces guarda sorpresas insospechadas. Y ha puesto éste en mis manos una página de un periódico de otros tiempos. Es el número 2.077, año VIII, de La Nación, del miércoles 8 de junio de 1932.

La protesta de Campo de Criptana contra el Estatuto Catalán

ALCÁZAR DE SAN JUAN.- Con motivo de la inauguración de un Centro republicano-conservador de Campo de Criptana, se celebró una magna Asamblea, a la que concurrieron centenares de afiliados.

Estos acordaron hacer pública su más enérgica protesta por las pretensiones catalanistas con el Estatuto de Cataluña.

En este sentido cursaron los asambleístas un telegrama al jefe del partido, Sr. Maura, para que por todos los medios parlamentarios o extraparlamentarios se oponga a cuanto sea atentatorio a la integridad de España, por ser ésta única e indivisible.

Por supuesto, era en aquel tiempo el Estatuto Catalán tema cotidiano. En la misma página en que aparece la noticia de Campo de Criptana, encontramos una sección, «Tribuna Pública», en la que se plantea una pregunta al lector: «¿Estima usted el Estatuto catalán atentatorio a la integridad de la soberanía de España?». Y vienen luego opiniones para todos los gustos.

Y así hoy, al ver esta noticia, he tenido un «déjà vu» o… ¿será que la historia se repite?

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO