Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tiene de bueno ponerse a tirar de un hilo que nos lleva a una madeja, entiéndase con esto, seguir el rastro de una historia adentrándose en las procelosas brumas del pasado para llegar al corazón de una generación ya hace mucho desaparecida, que unos hilos nos llevan a otros, que no tiramos sólo de un hilo, sino que, sin darnos cuenta, nos encontramos en medio de una red, y que podemos tirar hacia aquí o hacia allá sin saber nunca a qué vamos a llegar. Así es como el cúmulo de notas sueltas y dispersas que hemos publicado sobre Juan Manuel Alarcón y Garay nos descubre otras historias, y nos ayuda a conocer otros nombres de personajes que, en un momento dado del siglo XIX, en las décadas de los sesenta, setenta y noventa, coincidieron en el tiempo, compartieron preocupaciones, inquietudes y, también, cartas a los periódicos.

Hace unos días hacíamos referencia a una pequeña nota que había enviado Juan Manuel Alarcón y Garay al periódico La Esperanza, publicada en su número del 20 de noviembre de 1871 (véase: Y ahora más de los adheridos a la monarquía de Alfonso XII: Juan Manuel Alarcón y Garay, Campo de Criptana, 1871, 1876, 1883). Esta nota encabezaba una carta en la que la Junta Católico-Monárquica de Campo de Criptana expresaba su felicitación a Cándido Nocedal, es decir, digamos completo su nombre, Cándido Nocedal y Rodríguez de la Flor (1821-1885), político de gran renombre en aquel tiempo y, lo que especialmente aquí nos interesa, fundador del periódico El Siglo Futuro, el mismo que leía asiduamente Alarcón y Garay, el mismo al que, seguramente, estaba suscrito, y el mismo que publicó allá por 1891 su nota necrológica (véase: Y seguimos todavía con los adheridos a la monarquía de Alfonso XII: Juan Manuel Alarcón y Garay. Epílogo, Campo de Criptana 1891).

Veamos a continuación esta carta fechada el 15 de noviembre de 1871 y publicada en el periódico La Esperanza, número ya dicho, en la cual respetamos, como es habitual, la grafía de la época, advertencia que quizá resulte innecesaria para el lector pero que nunca viene mal recordar:

Excmo. Sr. D. Cándido Nocedal

Muy señor nuestro y carísimo correligionario:

La Junta católico-monárquica de esta villa, por sí y en nombre de todos sus asociados, felicita á V.E. cordialísimamente por el discurso pronunciado en el Congreso el día 10 de los corrientes, haciendo suyas cuantas ideas contiene, y con toda la efusion de su corazón queda rogando al Todopoderoso que por su salud y la de su señor hijo, que tanto promete para el porvenir de la causa santa que defendemos.

La dignidad y firmeza con que representa nuestra causa en el Congreso de los diputados, llena de satisfacción á los buenos corazones católicos, y en particular á los de sus apasionados correligionarios que quedan á sus órdenes y besan su mano.

Y ahora vienen los nombres de los firmantes y sus cargos en la Junta Católico-Monárquica criptanense:

Juan Manuel Alarcón y Garay, Presidente.- Ramon Martinez del Rey, vicepresidente.- Diego Simon.- Juan José Leal.- Pascasio Manzaneque.- Julian Millan.- Ruperto Galindo.- Por ausencia del secretario D. José María Manzanares, Daniel Moreno, vicesecretario.- José Alarcón y Garay.- Nicanor Valero.

Y así, como quien no quiere la cosa, nos encontramos en pleno con la Junta Católico-Monárquica criptanense, con todos sus nombres y sus cargos, y hasta sus vices, que no es poco. Son los nombres que básicamente encontramos en la lista de adheridos a la monarquía de Alfonso XII en 1875 (véase: Los adheridos a la monarquía de Alfonso XII, Campo de Criptana 1875). Y además, así de pasada, nos encontramos a otro miembro de la familia Alarcón y Garay… a José Alarcón y Garay. Más hilos de los que tirar… para seguir adentrándonos en historias del pasado. Por cierto, se hace referencia en el escrito al hijo de Cándido Nocedal. Éste era Ramón Nocedal Romea (1842-1907), que también fue político, y director del periódico fundado por su padre, El Siglo Futuro.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncios