Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Era ayer el año 1939, era un artículo relacionado con el vino, era publicidad criptanense. Eran estos, todos ellos, los temas del artículo de ayer. Decíamos que la revista Vértice publicaba en uno de sus números de 1939 publicidad de bodegas criptanenses. Eran anuncios ya muy elaborados que incluían montajes fotográficos. Lo mismo encontraremos un año después, es decir, 1940, en esta misma revista, en este caso el número 28 correspondiente a enero de ese año.

Nos vamos a la página 9. En ella encontramos, en el ángulo superior izquierdo, una fotografía de un señor, muy bien puesto, bien peinado y sonriente, con traje y corbata de lunares, que acerca un vaso, suponemos de vino, a su boca. Debajo encontramos el texto publicitario:

Vda. de Eusebio Casarrubios Olivares

EXPORTACIÓN DE VINOS
Bodegas en Criptana y Záncara (Ciudad Real)
Teléfono 24       Telegramas: EUSEBIO
Çuentas corrientes:
Banco de España en Madrid
Español de Crédito en Criptana
Central en Criptana

CRIPTANA

Esto era en enero de 1940. Un vistazo rápido a la revista nos revela que, en su mayor parte, está compuesta de anuncios publicitarios, muchos de ellos sobre productos de la vinicultura de La Mancha, de pueblos como Socuéllamos, Tomelloso, Quintanar de la Orden, y otros muchos más. Pero ¿quién publicaba esta revista? Nos vamos a la portada, que incorpora ya el color en sus imágenes. En el pie encontramos el texto:

Revista Nacional de Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S

Pero hay algo más que nuncios de vinos. Nos vamos a la página 3, en la que encontramos un anuncio muy bien dispuesto. Vemos fotografiada una olla. Debajo un logotipo, en el que se lee “Pastas alimenticias”, la imagen de la Purísima Concepción  en un tondo, y debajo “Manzaneque”. Acompaña el texto siguiente:

FÁBRICA MODELO DE PASTAS PARA SOPA
CRIPTANA (CIUDAD REAL)
Honesta Manzaneque

Y aquí lo dejamos, para que no se alargue más este artículo. Se acerca la noche, las estrellas inundan el firmamento, y no son horas ya de seguir escribiendo.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncios