Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

En la Cañamona: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

En la Cañamona: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Se nos va ya a la sexta entrega esta serie que, tiene que confesarlo el que escribe, estaba inicialmente destinada a constar sólo de dos capítulos. Entre que le tema da pie a disquisiciones y que el que escribe se va por los cerros de Úbeda, la materia se ha ido alargando, aunque, bueno será decirlo, con toda justificación y oportunidad, y no a la ligera como se podría argumentar en mi contra, porque, seguramente, habrá quien así argumente.

Hay temas que al que escribe le embelesan especialmente, y el ferrocarril es uno de ellos. Nos sé qué tienen esas vías de lejanos horizontes, y esos trenes que tanto y tanto y tanto enamoran. Pero más importa a uno su razón histórica, el hecho de que en la historia de Campo de Criptana haya un antes y un después de 1855, año en que pasaron los primeros trenes por la incipiente estación criptanense. Un día de marzo de ese año, un tren recorrió por primera vez esta vía hoy tan trillada. Un día de marzo de 1855 comenzaba una nueva época para Campo de Criptana, el paso de una era a otra ya, sin duda, enfilado hacia la modernidad.

Hemos recorrido estos días la línea férrea tomando como base el mapa del Instituto Geográfico Nacional de 1886.Treinta y un años llevaba ya construida cuando se hizo tal mapa, y ya tiene en él su propia entidad, su personalidad, su papel en la geografía, su lugar en el paisaje. “Ferrocarril Madrid Alicante” pone en letras negrillas de tamaño considerable.

El Pozohondo: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

El Pozohondo: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Nos quedábamos ayer a medio camino entre los kilómetros 154 y 155 de la vía férrea, justo en el lugar en el que ésta cortaba el camino de Nieva. Pocos kilómetros nos separan ya del límite de Campo de Criptana con Alcázar de San Juan. Exactamente son tres kilómetros. El límite entre ambos pueblos va de norte a sur, o de sur a norte, depende de cómo y desde dónde se mire la cosa. La vía férrea lo atraviesa a medio camino entre os kilómetros 152 y 153. Antes de llegar la vía corta un camino principal, uno de los históricos en Campo de Criptana, uno de los claves en otros tiempos previos a la construcción de carreteras. Es el camino de Campo de Criptana a Alcázar de San Juan que aún hoy existe, con su paso a nivel y todo. El paso a nivel se encuentra entres los kilómetros 153 y 154 y reza el mapa de 1886 que allí hubo también una casilla. Era éste camino vital. Partía de la Plaza del Pozohondo en los tiempos en que ésta era última frontera criptanense, afueras propiamente dichas. De camino principal partía, nada más salir de la Plaza Pozohondo, un ramal hacia el sur. Era el camino de Nieva. Y antes de llegar a la vía, otro ramal partía de este camino para comunicarlo con el del Pozo del Albardial. Éste acababa en la actual calle García León.

Entre dos términos: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Entre dos términos: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

El camino principal citado cruzaba la vía del ferrocarril, y se bifurcaba en dos. Mirando desde el sur, a la izquierda seguía, en paralelo a la vía, el camino principal, es decir, el que llevaba a Alcázar de San Juan. Hacia el sur partía el llamado Camino del Vegazo que al cruzar el límite con Alcázar tomaba un nuevo nombre, que era el de Camino de la Torrecilla. Y creo que ya es hora de acabar aquí el recorrido. Al término de Campo de Criptana entramos por la vía férrea, y del término de Campo de Criptana salimos hoy también por ella. Seis días después.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO