Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Batalla de Clavijo

Batalla de Clavijo

El “Voto de Santiago” era un impuesto anual que se pagaba en toda España a la Iglesia de Santiago de Compostela desde que lo impusiera, según dice la tradición, el rey Ramiro I en el año de la era de 872  (es decir, el año de la Era Hispánica, equivalente al año 834 del  nacimiento de Cristo),  en agradecimiento al Apóstol Santiago por haber ayudado a la victoria cristiana en la batalla de Clavijo. Consistía en diezmos y primicias de productos agrícolas, y que se puso en cuestión en muchas ocasiones, ya que no se veía ninguna justificación en que la mayor parte de España tuviera que pagar tal tributo a la Iglesia de Santiago. Se consideraba también un abuso que el rey, en una época tan tardía, lo siguiese manteniendo vigente. El argumento era que no había una base documental que apoyara tal costumbre.

Fidei Defensio (Defensa de la Fe): Efigie del Apóstol Santiago (Fachada del Monasterio de  Uclés). Foto de J. M.  Cañas Reíllo (2008)

«Fidei Defensio» (Defensa de la Fe): Efigie del Apóstol Santiago (Fachada del Monasterio de Uclés). Foto de J. M. Cañas Reíllo (2008)

Ante esta situación, el Duque de Arcos se puso a reunir quejas de muchos pueblos que ponían en cuestión tal tributo. El Duque hace escribe una justificación de las razones que le llevan a considerar el “voto” un impuesto ilegítimo. Este escrito, acompañado de copiosa documentación, se publicó con el título Representación contra el pretendido Voto de Santiago que hace al Rey Nuestro Señor D. Carlos III el Duque de Arcos, en Madrid, en 1771, en la “Imprenta de Joachin Ibarra, Impresor de Cámara de S. M.”.

Entre los documentos que publica en apéndice, aparecen pleitos llevados a cabo contra el “voto” y, en uno de ellos (pág. 137),  entre varios pueblos promotores de esta queja, como Chiclana, Alcaudete, Linares, Villapalacios, Mora y Jerez de la Frontera, aparece también Campo de Criptana. Tal documento está firmado en Granada, el 13 de mayo de 1580.

El “Voto de Santiago” fue abolido por las Cortes de Cádiz en 1812; fue recuperado después por Fernando VII. En 1834 se abolió definitivamente.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO