Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Los hermanos Arinero Panduro, Águedo y Emilio, Ramón López Manzanares y Gerardo Zapata son algunos de los lectores criptanenses, fervientes lectores, del periódico tradicionalista El Correo Español. Comenzábamos hace unos días, ya bastantes, un recorrido por los datos que tenemos sobre ellos, pero nos falta por hablar de dos firmantes de aquel grupo que envió una felicitación a Vázquez de Mella a aquel periódico en noviembre de 1906. Nos faltan Emilio Soriano y Antonio Muñoz. Y ya, cuando hayamos hablado de éstos, tema que no sabemos aún cuántos artículos nos llevará, si uno o dos, o más… (dejemos que el destino decida)… entonces, nos volveremos al campo y haremos un periplo por alguno de los caminos criptanenses, camino real y camino histórico, camino irreal, camino de ficción, incluso, disquisición geográfico-social o diario de viajes campestres, como se quiera.

Comenzamos con Emilio Soriano, aunque, hay reconocerlo, no tenemos muchos datos sobre él. El Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del 1 de abril de 1908, publica un anuncio de la Administración de Hacienda de Ciudad Real relativo a la Contribución industrial, según el cual en virtud del art. 158 del reglamento de Contribución Industrial y de Comercio, la administración anunciante:

… declara privados del ejercicio de sus respectivas industrias, profesión, artes ú oficios á los contribuyentes que se expresan á continuación, los cuales se hallan en descubierto por débitos de las referidas industrias correspondientes á los trimestres y años que también se expresan…

Y, precisamente, en este listado, en el capítulo dedicado a Campo de Criptana, encontramos los nombres de nueve criptanenses y, entre ellos el de Emilio Soriano, que aparece, además, en dos entradas. En ambos casos se indica que su oficio era el de hojalatero, con deudas a Hacienda en un caso de 17,16 pesetas y en otro de 8,58. Los otros criptanenses en esta lista y sus oficios eran: Francisco de Paula Pizarro, hojalatero; Antonio Millán Ramo, sastre; Matías Mascaraque, tejidos; Francisco Filoso, horno de pan; Ignacio de la Guía, mesonero; Julián Morales, telares; y Ildefonso Pernante, fábrica de vinos, también este último con dos deudas diferentes.

Y hablando de hojalateros, oficio de Emilio Soriano, conocemos los nombres de algunos otros profesionales de este grmio en el Campo de Criptana de aquellos tiempos. Así, por ejemplo, el Anuario del Comercio de 1886, recoge dos nombres de hojalateros en Campo de Criptana: Uno era Fermín Hernández y el otro Peregrín Pizarro. Ya en el siglo XX, en 1901, el Anuario Riera de ese año (pág. 913), recoge también dos: el ya citado Peregrín, o Peregrino, Pizarro, y el de Francisco Cuadra. En el Anuario de 1902 ya no está el nombre de Peregrín Pizarro, quedando solo, como hojalatero, el de Francisco Cuadra. Y así ocurrirá también en los ejemplares del Anuario Riera de 1903 y de 1904. Hay que tener en cuenta respecto a los datos de este tipo de directorios una observación que ya hemos hecho muchas veces: El hecho de que un nombre aparezca o no depende de la suscripción. Hay que pensar que, seguramente, había más hojalateros en Campo de Criptana que, a diferencia de Peregrín Pizarro o Francisco Cuadra, no habrían estado interesados en pagar una suscripción para que su nombre apareciese en este tipo de publicaciones.

De Antonio Muñoz nada podemos decir, pues no hemos encontrado ningún dato que podamos atribuirle con toda seguridad. Hay muchos «Antonio Muñoz» en aquellos años y, desconociendo su segundo apellido, sería arriesgado atribuir datos a nuestro lector del periódico El Correo Español que quizá no le correspondiesen. En esto, como en otras muchas cosas de la vida y de la sociedad, conviene mantener la prudencia. Y al final, lo que nos parecía mucho queda aquí y aquí acaba esta serie dedicada a los lectores de El Correo Español, periódico tradicionalista, en aquellos años primeros del siglo XX. Y mañana… de excursión campestre.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO